Poesía y vino. La Vid

Poesía y vino. La Vid

El encanto que produce el contemplar la vid, erguida y con brotes cargados de pequeñas y perfectas esferas tintas o blancas y la majestuosidad de sus viñedos, nos hace tomar una profunda y larga bocanada de aire puro. Así nació «La Vid».


Curso online de escritura y comunicación eficaz

Tantos han sido los poemas al vino que al papel manchado por la tinta de la pluma de poetas y escritores han enaltecido, tantas veces las musas se han arropado de largo vestido, tal vez de color tinto y con expresión de diosa dulcemente embriagada, que han inspirado los cantares del vino y por el que podemos tomarnos la barbilla, sonreír victoriosos y afirmar que mientras exista espíritu en el hombre habrá poesía al vino.

Grandes poetas como Pablo Neruda con su deslumbrante Oda al Vino han caído en las redes de esa irresistible inspiración. Alberto Cortés con su bella canción “El Vino” así como otros muchos envueltos por ese suave anhelo de expresar su sentir.


Racimo de uva tinta, La Vid
Foto de carlosserees.com, La Vid


Y, ¿qué decir de la Vid? Tan antigua como la historia del hombre y que lo ha acompañado desde su origen mismo, es creación divina que, puesta en las cuidadosas manos del viticultor, manos repletas del arte y del amor que precisa, aporta ese fruto único que más tarde es transformado en la mágica bebida que es el vino.

Esta vez no he podido más que dejarme llevar por el encanto que produce el contemplar la vid, erguida y con brotes cargados de pequeñas y perfectas esferas tintas o blancas y la majestuosidad de sus viñedos, que nos hace tomar una profunda y larga bocanada de aire puro, así nació mi pequeño poema “La Vid”.

Poesía sobre vinos. La Vid
Foto de Jessica Jones de viñedos de Marlborough, Poema La Vid
Curso online de escritura y comunicación eficaz

Comentarios